VIDEO:Dominicana se lanza de uno de los bungee más alto del mundo

Esto dice ella: “Saludos saludables, de este lado de la pantalla Maricha Martínez Sosa para que me acompañes en el recuento del día que me “jondié” del puente con el bungy comercial natural más alto del mundo. Pero antes de arrancar te pongo en contexto…”

La mañana estaba nublada y los planes estaban prácticamente parados por el clima, la ciudad dejaba poco que hacer en un día lluvioso de esa temporada y ya me habían advertido que para poder lanzarse había que tener una reserva con la que yo no contaba… pude haberlo soltado en banda, pero algo dentro de mí insistió y se me ocurrió llamar. Le di una muela a la chica del teléfono pero me dijo que el próximo cupo no estaba disponible hasta dentro de unas cuatro horas y eso era demasiado. Justo antes de rendirme se me ocurrió decirle a modo de suspiro sin esperanza: ¡es que yo estoy MUY muy cerca! Y funcionó… Si llegaba en la próxima media hora, me colarían en el próximo turno. Desde ese momento mi adrenalina comenzó a subir a un ritmo impresionante pues no sólo pensé, sino que sentí “que eso taba pa mi”.

Llegué, me identifiqué, busqué y agradecí a la chica que me había “colado” (encontrado un espacio) y pagué. Me quedó claro que para hacer este bungy había que llegar al menos una hora antes y al parecer eran bastante estrictos con que se cumpliera al pie de la letra esta regla. Una vez organizada la parte del registro me tocó esperar unos 30 minutos para que me pusieran el equipo, y unos 20 más para iniciar la experiencia.

Llegada la hora fui a ponerme el arnés y aproveché para conversar un poco con el chico, me enteré que la parte del zip-line es una adición reciente y que sobre la ropa, se recomienda llevar abrigo porque allá arriba el viento llega a ser muy fuerte, sobre todo en días nublados como ese. Yo, evidentemente, le hice caso.

Estaba nerviosa, no te lo escondo, pero eran de esos nervios buenos, esos de emoción, de ‘que quiero que pase y que pase ya mismo’. Hice algunas fotos y videos y llegó la hora de unirme al grupo.

Loading Facebook Comments ...