24 Reglas de etiqueta que toda mujer debe conocer

Las reglas de etiqueta son muy simples, y cualquier persona puede aprender a dominarlas, poniendo tan sólo un poco de atención.

Hoy, Culturizando.net ha recopilado para ti un conjunto de normas de etiqueta moderna que necesitas conocer para ganarte el respeto de la sociedad y, de paso, hacer tu vida más cómoda.

Cuando tienes invitados


– Si el invitado visita tu casa por primera vez, primero muéstrale en dónde puede arreglarse; sólo después, invítalo a unirse al resto de los invitados.

– Si tus invitados te han traído de regalo bebidas o alguna comida, es necesario ponerlo todo en la mesa para que los allí presentes puedan disfrutarlo.

Cuando tú eres el invitado

Si necesitas abandonar urgentemente la fiesta, bastará con llamar a los anfitriones y disculparte porque tienes que irte. No te despidas del resto de los invitados: interrumpirás el ambiente alegre y los demás podrán pensar que ya es hora de irse.

En el restaurante

– Si falta aire no debes abanicarte el rostro con una servilleta. Basta con decir al camarero que sientes calor y que encienda el aire acondicionado.

– En ningún caso expongas todo el contenido de tu bolsa de cosméticos en un lugar público.

– Si necesitas peinarte el cabello o volver a recogértelo, ve al baño de mujeres.

– Puedes retocarte los labios sin levantarte de la mesa; sin embargo, si necesitas aplicarte más máscara en las pestañas o polvos de maquillaje, hazlo en privado.

Normas de comunicación

– Cuando hables por teléfono con una persona desconocida, no la trates de tú, incluso si te parece que te ha respondido un niño: la primera impresión suele engañarnos.

– Trata de aplicar las normas de etiqueta también en casa. Por ejemplo, para llamar a alguien, es muy importante no gritar de una habitación a otra. Además de ser indecoroso esto es, da una mala impresión y, lo que es peor, se puede convertir en un mal hábito.

En la mesa

– No llenes tu copa primero. Cuando vayas a hacerlo, ofrece servirle primero a tu vecino de mesa.

– Es de mala educación elegir el mejor trozo de una bandeja. Sírvete aquella que esté más cerca de ti.

– La cuchara para la sopa no se debe poner sobre la mesa, durante la comida ni después de ella. Deja la cuchara siempre en el plato, con el fin de no ensuciar el mantel.

– La taza de té se debe tomar apretando el asa con los dedos. La del café puede sostenerse pasando el dedo por el asa.

Generales

– Recuerda que, en el trabajo, no se debe poner el bolso sobre la mesa, ni el sombrero, ni el kit de maquillaje. Encuentra otro sitio para todo esto.

– Si te sientas en un sillón bajo, no cruces las piernas colocando una encima de la otra. Es mejor presionar las rodillas juntas e inclinar las piernas hacia un lado. Puedes cruzar las piernas, colocando un pie directamente detrás del otro.

El guardarropa en un lugar público

– Si en lugar al que llegaste no hay guardarropa, deberás colgar tu abrigo en un perchero puesto en el recinto para este efecto.

– Puedes arreglarte un poco el peinado en el guardarropa, delante del espejo; sin embargo, no debes maquillarte ni peinarte, ni tampoco volver a atar la corbata. Para esto, ve al baño.

– En algunos casos, es permitido que una mujer esté sentada con la gabardina puesta, pero esta regla no se aplica a los hombres.

– Si hay un guardarropa, deposita allí todo lo voluminoso que lleves contigo: paraguas, bolsos grandes, maletines (si no contienen nada importante). Sin embargo, el bolso de mano de señora debe quedarse con su propietaria.

Reglas de etiqueta en el auto

– Cuando la mujer se sube al auto, no debe “caminar” hacia dentro. Es suficiente con sentarse al borde del asiento, y luego mover las piernas al interior del vehículo. Al bajar de éste, deben colocarse primero los pies en el suelo y, después, salir del auto.

– En el siglo XXI, la regla que establece que un hombre siempre debe recoger a una mujer ha perdido su importancia. Si tú eres una dama y tienes tu propio auto, puedes quedar de encontrarte con él en el evento.

– Si te vas en tu propio vehículo, es suficiente con que el hombre te acompañe hasta el automóvil y se asegure de que estén todas las puertas cerradas y estés a salvo. Naturalmente, la mujer puede ofrecer al hombre llevarlo a su casa, si vive cerca.

– En un auto, un hombre y una mujer sólo se sientan juntos en el asiento trasero si se conocen bien.

Loading Facebook Comments ...