Policia

Culturizando

En los últimos años parece haber escalado la frecuencia con la que encontramos noticias de personas sufriendo brutalidad policial. Videos desgarradores o testimonios de personas, en su mayoría hispanas y/o afrodescendientes, sufriendo abusos policiales en los Estados Unidos.

Estos casos son delicados. Siempre es intimidante entablar acciones legales contra personas que poseen autoridad. Adicionalmente, no siempre queda muy claro hasta qué punto el uso de cierto nivel de fuerza se justifica por las circunstancias en las que el policía tiene que hacer su trabajo. Pero lo que sí está claro es que usted tiene derechos. Este artículo busca aclarar las principales dudas sobre este tema. También buscamos aconsejar sobre cómo proceder si usted es víctima de brutalidad policial. Esperamos que le sirva.

¿Qué es la Brutalidad Policial?

Hablamos de abuso o brutalidad policial cuando un agente de policía utiliza la fuerza de manera excesiva. Es decir, mayor que la estrictamente necesaria, en contra de un civil durante una intervención policial.

Si bien la ley no ofrece una definición exacta sobre qué cosa constituye y qué no un uso excesivo de la fuerza, por lo general se entiende como todo aquello que va más allá de lo que haría un policía razonable y prudente bajo circunstancias similares. El uso de fuerza por parte de un agente del orden debe ajustarse al mínimo indispensable para lograr un propósito válido. Por ejemplo, neutralizar a un delincuente violento para colocarle las esposas. Si el policía, además, golpea o lastima al civil en forma innecesaria, aquello constituye abuso de autoridad.

Share this Article