la respuesta que el Ministerio Público no supo obtener de Marlon Martinez.

Emely Martínez fue acabada y casi desaparecida gracias a  dos personas que están detenidas. Pero para la sociedad, para los padres de la joven y para los jueces que conocieron el recurso de apelación existe un vacío, y es aquel que nunca explicó qué llevó a Marlon Martínez a cometer el hecho.

Para Saturnina Rojas, uno de los magistrados de la Corte de Apelación de San Francisco de Macorís, el Ministerio Público desaprovechó una oportunidad valiosa durante el proceso de investigación del proceso para determinar qué motivó a Marlon le hiciera esto a su novia. Estimó que su conducta “fría” ameritaba un análisis de expertos y destacó que para esos casos complejos existen acuerdos que lo permiten.

Al motivar la sentencia, que le ratificó la pena de 30 años de reclusión a Marlon y se la redujo de cinco a dos a Marlín Martínez, su madre, la jueza adujo que el organismo persecutor pudo haber hecho uso de alguna técnica de investigación que llevara al detenido a explicar sus razones. Recordó que él mismo dijo en una de las audiencias “el único que sé lo que ocurrió fui yo”.

“Porque con alguna técnica de verificación se pudo procurar que Marlon Martínez diga qué fue lo que ocurrió ahí ese día, por qué fue que Marlon Martínez cometió ese hecho, con alguna técnica de investigación aplicada al proceso. Marlon Martínez dijo ahí ‘nadie sabe lo que ocurrió’. El Ministerio Público no sabe lo que ocurrió. Cuando él intervino, qué quiso decir Marlon: ‘el único que sé lo que ocurrió fui yo’”, reflexionó la magistrada.

Rojas dijo que hay una verdad legal y una verdad real. La primera la conoce la sociedad, que es que Emely Peguero fue acabada y quien cometió el hecho. Pero la segunda, entiende que se desconoce y cree que su respuesta llevaría paz espiritual a los padres de la joven y hasta a la misma sociedad.

Loading Facebook Comments ...