Cerebro

Cuando hablamos del cerebro, todos lo relacionan al órgano que nos hace pensar y comanda todas nuestras acciones, pero lo que casi nadie sabe es que él también posee sus partes y especificidades. Se trata de la parte del encéfalo más desarrollado, y su peso es, en promedio, 1,3 kilos, siendo más o menos el 2% del cuerpo. A pesar de ese pequeño porcentaje, es él quien recibe aproximadamente el 25% de la sangre que es bombeada por el corazón.

Carácter

Con un aspecto bastante similar al de una noz, el cerebro tiene una masa de tejido gris-rosado con dos sustancias: la blanca, en la región centra, y la gris, que es la que da origen a la corteza cerebral.

El cerebro está formado por la corteza cerebral, surco cingulado, cuerpo calloso, diencéfalo, comisura anterior, lobo temporal, mesencéfalo, puente de varium, médula y cerebelo. Puede ser dividido en hemisferio izquierdo y derecho.

Hemisferios cerebrales

El hemisferio izquierdo es dominante en la mayoría de las personas, por un total de 98% de la totalidad de la población del mundo, porque es el que es responsable del pensamiento lógico y la competencia comunicativa. En esa parte del cerebro están ubicadas el Área de Broca – responsable de la motricidad del habla-, y el Área de Wernick – responsable por la comprensión verbal.

El hemisferio derecho, a su vez, responde mediante la creatividad y el pensamiento simbólico.

Es importante subrayar que para los zurdos estas funciones que describimos de los hemisferios son invertidas. Ambos hemisferios poseen una corteza motor, siendo que lo que está ubicado del lado derecho tiene como función controlar el lado izquierdo del cuerpo, mientras que el hemisferio izquierdo controla el lado derecho. El córtex motor es responsable de controlar y coordinar la motricidad voluntaria y, cualquier tipo de lesión en esa área, puede causar debilidad muscular o aún parálisis.

La conexión que existe entre los dos hemisferios es hecha por medio de la fisura sagital o inter-hemisférica, en la región donde queda localizado el cuerpo calloso, que está formado por fibras nerviosas blancas. Es responsable de hacer un puente para el intercambio de información entre varias áreas de la corteza cerebral.

Corteza cerebral

Esta parte del cerebro es un tejido fino que posee un espesor que mide entre uno y cuatro milímetros, además de la estructura laminar formada por distintas capas que se forman de diferentes tipos de cuerpos celulares.

Es constituido de neuronas y células neuroglias, siendo que estas nutren, aislaman y protegen las neuronas, así como son esenciales para algunas de las funciones corticales.

Lobo cerebral

Los lobos cerebrales son las partes en las que se divide la corteza cerebral, cada una de ellas tiene una función especializada y diferenciada. En la parte delantera de la frente, está el lobo frontal, mientras que en la parte de la nuca se encuentra el lobo occipital, en la parte superior central de la cabeza el lobo parietal y, en la parte lateral, bajo la oreja, el lobo temporal.

Los lobos denominados parietales, temporales y occipitales tienen como función un papel en la producción de percepciones que son resultado de informaciones obtenidas por órganos sensoriales del cuerpo en relación al medio ambiente y al propio cuerpo.

El lóbulo frontal, en cambio, es responsable de la planificación de acciones y movimiento, además del pensamiento abstracto, pues incluye el córtex motor, pre-motor y pre-frontal.

¿Cómo funciona el cerebro?

La glia y la neurona son los dos tipos de células que constituyen la mayor parte del cerebro, siendo que la primera es responsable de proteger y dar soporte a la segunda, mientras que la última, a su vez, carga las informaciones por medio de pulsos eléctricos.

Es dentro del cerebro que ocurre la comunicación entre las neuronas, esto gracias a las sinapsis, que son uniones especializadas que se utilizan para mandar señales formando circuitos biológicos, enviando productos químicos y neurotransmisores.

Loading Facebook Comments ...