Así ha sido la vida de Francisca Lachapel.

Desde que ganó el reality Nuestra Belleza Latina, Francisca Lachapel ha logrado ganarse el gusto del público con su personaje de Mela y su carisma.MSN señala que ahora que recién cumplió 30 años y disfruta una de sus épocas más plenas, revive su historia sobre cómo logró sus sueños y los episodios dramáticos por los que tuvo que pasar.

Francisca Antonia Méndez Montero nació en el pueblo de Azua de Compostela, al sur de República Dominicana, en mayo de 1989. Desde muy niña soñaba con ser parte de la farándula y quería ser actriz.

Loading...

Tenía sólo cinco años cuando su padre murió y tiempo después su madre encontró una pareja que padecía alcoholismo y los violentaba. Además, tuvo que enfrentar la precariedad económica, a pesar de que su madre, la señora Divina Montero, siempre trabajó.

Incluso Francisca ha contado que en esos momentos era cuando más deseaba lograr su sueño de ser actriz para poder darle una mejor vida a su madre.“Me faltó, como siempre he dicho, de todo, pero nunca amor y ese apoyo de mami ahí al lado”, dijo para el show Sal y Pimienta en 2015.

A los 20 años dejó el hogar familiar y, sin documentos, emigró a Estados Unidos, donde esperaba conseguir una oportunidad para triunfar. Sin embargo, antes de lograr entrar al reality que le cambiaría la vida, vivió momentos de angustia por no conseguir trabajo. Incluso se empleó vendiendo ollas, pero no tuvo mucho éxito.

La dominicana cuenta que el primer año que estuvo en Nueva York cargó con su maleta tal como la había traído de Santo Domingo, pues vivía en la incertidumbre de tener suficiente dinero para pagar el lugar que alquilaba.

Durante el periodo en el que trabajó vendiendo ollas, conoció al hombre que sería su primer esposo y de quien tomó el apellido con el que empezó su vida artística años después, Rocky Lachapel. Luego de casarse en 2014, se mudaron juntos a Miami, con el propósito de que Francisca encontrara su oportunidad en el espectáculo.

Loading...
Loading Facebook Comments ...