34 semanas de embarazo.

A diario nos llegan una serie de denuncias, sin embargo la que nos acaba de llegar rompe el corazón y al mismo tiempo genera una gran preocupación, ya que le puede ocurrir a cualquiera que acuda a centro de salud. Hablamos de Negligencia Medica.

Familiares de una joven identificada como Nicaury Arvelo Gil de 19 años de edad, denuncian que esta tenia un embarazo de unas 34 semanas y presentó una preeclampsia.

Por tal motivo, la misma fue internada en un centro de salud de Río San Juan, allí los médicos determinaron que habia que desembarazarla de emergencia y la mandaron para nagua.

Cuentan que al llegar al centro de salud de nagua, le hicieron varios estudios, le controlaron la presión y estuvo ingresada en dicho centro por unos 15 días, hasta que fue dada de alta.

La joven Gil regresó a su casa en donde estuvo al rededor de un mes medicándose por la presión, pero el pasado jueves fue llevada a donde un ginecólogo y el mismo determinó que por obligación se le debía desembarazar de emergencia.

Pues resulta que otra vez la refieren a nagua para realizarle el procedimiento, pero supuestamente los médicos no hicieron caso y luego de transcurrir 3 días, decidieron realizar el procedimiento y ya el bebé habia muerto.

Lo que ocurrio fue , que la mandaron a desembarazar porque seguro la presión no bajaba por el tratamiento que se le puso, y al perder tiempo se produjo un desprendimiento de placenta.

Si se hubiera realizado el procedimiento a tiempo, de esa forma el niño podía sobrevivir en una incubadora hasta que se cumpliera el tiempo reglamentario.

Nos llega las imágenes que acompañan esta denuncia, la dejaremos mas abajo en un enlace:

IMÁGENES DEL CASO

Loading Facebook Comments ...