lO QUE LE SALE DEL OIDO A ESTA MUJER.

Culturizando

Un día estás plácidamente dormido, tal vez en un lugar exótico o en tu propia cama, y de pronto un molesto zumbido que se convierte en un dolor de cabeza te despierta. También es posible que decidas ignorarlo, tomarte alguna pastilla contra el dolor y decidas esperar hasta la mañana para que un médico te revise.

Éste es el terrible comienzo de una historia que involucra algún tipo de insecto en el interior de tu canal auditivo. Aunque no siempre es necesario estar dormido, en ocasiones, es suficiente con realizar cualquier tipo de actividad en el exterior y que un insecto vuele por accidente directo a tu oído, por ejemplo.

Depende si el animal sigue vivo o está muerto; lo segundo es el mejor caso, dado que no provocará demasiadas heridas, más que una molesta inflamación —y tal vez, infección—. Por lo general un insecto vivo provocará mayor dolor al moverse, incluso al intentar morder para encontrar una salida. Así que los síntomas predecibles son el dolor, inflamación e irritación, incluso el caso puede ser tan grave que el oído sangre o supure, indicando una infección.

Después de revisar con un otoscopio si el insecto sigue vivo, primero lo matan con aceite mineral o de oliva, posteriormente enjuagan el oído utilizando agua estéril hasta que el insecto sale. Si se dificulta su remoción, utilizan un fórceps pequeño para retirarlo.

La mayoría de las veces el procedimiento tan sólo requiere anestesia local, aunque en algunos casos, si se trata de niños que están muy nerviosos, se procede con una anestesia general.

 

¿Cuáles son las consecuencias?

 

Las consecuencias varían dependiendo del tiempo que el insecto estuvo adentro y si éste mordió o picó estando dentro. Entre las consecuencias más graves están la perforación de tímpano y la perdida del oído, pero en otras ocasiones sólo es necesario tomar antibióticos para prevenir una infección y esperar que cualquier herida sane y/o la inflamación se reduzca.

Así que si por algún motivo te ves en este aprieto sólo tenemos dos recomendaciones para ti: no intentes sacar al insecto utilizando un hisopo de algodón u otro objeto parecido, —eso sólo empujaría al insecto al interior de tu canal auditivo— y acude al médico tan pronto puedas.

Share this Article